viernes, 26 de marzo de 2010

Liga entre semana

Hemos pasado una jornada y mañana ya empieza otra. Esta jornada entre semana me ha dejado un buen sabor de boca. Acabamos la última jornada y el fin de semana con la estupidez supina de calificar a Messi como el mejor jugador de la Historia, ni más ni menos. Hay que ser gañán para considerar por un simple partido, por dos regates a una defensa mediocre, a un jugador ya no como el mejor del Mundo, si no de la Historia. Personalmente y cualquiera con un mínimo de sensatez Messi no es el mejor de la Historia, quizás lo podrá ser, pero no se puede decir, hoy por hoy, que es el mejor de la Historia, ese título lo tienen para mi opinión, cinco, que son Di Stefano, Pelé, Cruyff, Maradona y Zidane. Messi es capaz de pasar por encima de estos cinco grandes en un simple partido, con unos simples regates. Tampoco le otorgo el título del mejor del Mundo ya que ese título es de Cristiano Ronaldo, que por mucho que el barcelonismo lo niegue una y otra vez es así. Ronaldo y Messi son los mejores del Mundo, pero por este orden. Messi es sólo regate. Ronaldo posee muchas más cualidades y como jugador es muchísimo más completo.

Esta jornada Ronaldo demostró que merece ese título, dos golazos y un partidazo. Higuaín al que critiqué aquí mismo por su nefasto partido ante el Lyon, parece demostrar que va en camino de ser un grande, y hacerse un puesto en el Madrid, espero que este año se alce con el Pichichi. Grandiosa primera parte. Segunda parte aburrida.

Por otra parte el Espanyol volvió a sufrir un arbitraje injusto esta jornada, y vuelve a perder puntos por culpa del señor de negro. Un gol anulado a Osvaldo, por fuera de juego que no era, evitó llevarse los tres puntos al Espanyol en Pucela. Parece que los árbitros no cesan en su fijación con el Espanyol, y ya van muchos puntos perdidos injustamente por esta causa.

Esto es lo que nos deja la jornada, un Cristiano y un Higuaín sublime, el "mejor jugador de la Historia" con un partido mediocre ante Osasuna y un nuevo robo de puntos al Espanyol.

miércoles, 24 de marzo de 2010

La nueva campaña de la Conferencia Episcopal



La Conferencia Episcopal ha lanzado una nueva campaña para defender la vida humana, para defender al no nacido del crimen del aborto. No hace falta decir que doy mi completo apoyo a la susodicha campaña. La Iglesia Católica está haciendo una gran labor como defensora de la vida, de los derechos del no nacido y de la propia ética. Se está enfrentando al gran crimen, genocidio me atrevo a decir yo, de nuestro tiempo. Y eso es muy loable. Si yo no fuera Católico como soy, me uniría por completo a esta campaña y le reconocería a la Iglesia esta gran labor que lleva a cabo(entre muchas otras). No creo que se trate de ser católico o no serlo, de creer o no creer, si no simplemente de estar a favor o en contra de la vida, del ser humano. Nada tiene que ver con Religión. No es imponer una creencias de ningún tipo y mucho menos religiosas, es declarar y defender unos principios no negociables, como es el derecho y la defensa de la vida y del ser humano. Eso es innegociable, y todos deberíamos estar unidos en ello, desgraciadamente no es así, y vemos como éste atroz crimen se está llevando a cabo. Sólo nos queda luchar por la vida, defenderla. Y como católico me siento orgullosísimo de que mi Iglesia tome un papel relevante en la lucha por la vida.

viernes, 12 de marzo de 2010

Resumen de Semana Blanca

¿Semana blanca? Sí, voy a hablar del Madrid, no de la nevada en Barcelona, que fue muy bonita, pero no interesa, y si te interesa este no es tu sitio, y no diré más. Una semana ha dado para mucho y sobretodo en el club de Chamartín. Se pasó desde la euforia del Sábado ante el Sevilla, hasta el desánimo total frente el Lyon. El Sábado, yo como todos los que vimos ese partido, pudimos vibrar como no lo haciamos desde hace tiempo. Es considerado por mí, como uno de los mejores partidos de esta temporada. Ante el empate barcelonista en tierras almerienses, el Madrid tenía en bandeja el liderato, y aunque se enfrentaba a un Sevilla, que no es cualquier cosa, el partido era mínimamente asequible con un poco de esfuerzo. Jugó bien, creó ocasiones, pero el Sevilla sin casi ver portería se puso 0-1; tras el descanso sorprendió con un 0-2 inesperado, tonto el gol en sí mismo, pero nadie se vino bajo, los jugadores tampoco. Dieron la cara y tuvieron mala suerte, pero se hizo justicia, y el el último minuto se imponía la remontada y se ocupaba el liderato. Vibrante, emocionante, disfrutamos de un partidazo y nos fuimos con un buen sabor de boca, ocupando la primera posición de la tabla. Añadir que al Sevilla le pudieron caer siete.

LLegó el Miércoles, Champions, Olimpique de Lyon, y ¡sorpresa! Se cae eliminado. Este año tampoco podrá ser la Champions. Y aún más doloroso que otros años. Para empezar es el sexto año consecutivo, algo desagradable para un club que tiene en la Champions puestas siempre grandes expectativas. Además del dinero gastado para crear un equipo competitivo. Tampoco sería menester pedir ganar la Champions y si esto no fuere así considerarlo un fracaso, no, el fracaso están en las circunstancias, demasiado pronto, con un equipo débil. Se consumó una primera parte buena, donde pudieron llevarse una ventaja de al menos dos goles, no pudo ser... la segunda parte nefasta, Kaka fatal, Higuaín pésimo, Cristiano sublime ¿94 millones? Y otros 94 si hacen falta... es un genio del balón... Dio la cara, ante la ineptitud de sus compañeros. Higuaín falla a puerta vacía, y parece que su objetivo no es el éxito del Madrid, sino el suyo. Pues resulta que no hay triunfo ni para él, ni para el equi ¿Pellegrini? El culpable. No está hecho para el Madrid ¿Sacar a Diarra? No tiene sentido ¿Le importa el equipo? ¿pasa de todo? Porque le veo una actitud de parsimonia total ¿Destitución? Sí... al final de temporada. Pase lo que pase en la Liga. Ahora sólo queda mirar para adelante y ganar la Liga. No pasa nada, aún cuando pierde el Madrid, en el barcelonismo está presente, eso diferencia a un grande, pase lo que pase genera expectativas. Me sorprende ver celebrar con más vehemencia una derrota blanca, que las seis copas ¿complejo de inferioridad? Tengo mis propias conlusiones, quizás otro día os las cuento...