miércoles, 16 de octubre de 2013

Conclusiones del 12-O desde Cataluña




El pasado sábado, 12 de Octubre, miles de catalanes nos concentramos en Plaza Cataluña, en una concentración cívica y festiva. El único objetivo de esa concentración no era más que celebrar nuestro día nacional y mostrar nuestro sentimiento patriótico y nuestro orgullo de ser españoles. En realidad no es más que un acto de normalidad, cualquier individuo se siente orgulloso de su tierra, de su país, de su entorno cultural, pero en Cataluña este hecho no se vive con tanta normalidad. A parte de celebrar nuestro día nacional, los catalanes ahí reunidos hicimos un acto de reivindicar la normalidad, que nos sentimos españoles y que estamos orgullosos de ello, que en pleno siglo XXI no nos tragamos un nacionalismo caduco y excluyente, propio del XIX.


La concentración transcurrió con normalidad, desde bien temprano ya estábamos personas ayudando a la organización, a media mañana se empezó a llenar la plaza. Como se pudo observar en diversas fotografías, tanto Plaza Cataluña como gran parte de Paseo de Gracia estaban llenos de punta a punta. Jóvenes, familias con niños, abuelos con nietos, la estampa era de muy buen ambiente y muy familiar. Como he dicho anteriormente fue una jornada festiva, cívica y llena de alegría. Una estampa que te enorgullece de sentirte español y que te hace ver al futuro y construir una España con valores, democrática y tolerante.

La concentración fue todo un éxito, transcurrió sin incidentes, con un gran ambiente y con una gran asistencia de personas. Quedó claro que una gran parte de los catalanes estamos muy orgullosos de ser españoles, que no predicamos la doctrina nacionalista de odio y exclusión, ni hemos caído en las mentiras y manipulaciones que quieren hacer ver que Cataluña no tiene nada que ver con el resto de España. Incluso varios medios nacionalistas, tan dados a mentir y a desinformar, han tenido que reconocer el éxito. Por otra parte siempre hay que destacar algo negativo, a los separatistas esto no les gusta, es verdad que suelen crearse una realidad paralela y no es extraño escuchar a algunos intentando desprestigiar con mentiras la concentración del Sábado, pero lo duro es que se encuentran de bruces con una realidad que intentan esquivar, eso les pone muy nerviosos y por eso tiran de la única arma que tienen, que es la violencia. En la última semana hemos visto varias agresiones, la primera a un chico que repartía panfletos para la concentración del Sábado; el propio Sábado un chico que asistía a Plaza Cataluña fue atacado de nuevo por una turba de separatistas llenos de odio, por el simple hecho de llevar una camiseta con el lema "Orgulloso de ser español"; ambos acabaron el en hospital tras las agresiones. Por otro lado, el fin de semana fueron atacados unos jóvenes pertenecientes a las juventudes del PSC; y por último la sede del PP en el distrito barcelonés de Les Corts, fue atacada por la noche, no siendo la primera vez que sufre un ataque por los independentistas. A pesar de todo esto, los catalanes que estamos orgullosos de ser españoles, seguiremos defendiendo y expresando nuestro amor a España y a la libertad, ellos intentarán callarnos por el único medio que tienen, la violencia y la coacción, pero nuestro deber es luchar por la libertad y crear una sociedad tolerante y libre y no una sociedad nacionalista de odio, violencia y exclusión.


miércoles, 10 de julio de 2013

Siempre en nuestra Memoria

Hace hoy 16 años, un 10 de julio de 1997, la banda terrorista ETA secuestraba al concejal del PP en Ermua, Miguel Ángel Blanco. Dos días después, tras que el Gobierno de España no cediera a las presiones de los criminales, que pedían el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco, Miguel Ángel aparecía con dos tiros en la nuca, aún vivo, fallecería horas después, el 13 de julio.

En una efeméride como esta, hay que recordar la figura de Miguel Ángel Blanco y de todos los que han muerto por la barbarie terrorista. La sociedad española tiene una obligación moral de no olvidar nunca a estas personas, personas que dieron su vida por la Libertad y que fueron víctimas del odio y la intolerancia. Su memoria nos hará seguir adelante, esgrimiendo los valores de Libertad, tolerancia y democracia, y no dejar que nunca más calen en nuestra sociedad el odio, la violencia y la intolerancia.

Por todos ellos, mi pequeño homenaje, porque seguiremos luchando por lo valores por los que ellos dieron su vida, porque seguirán en nuestra memoria, porque lucharemos para que se les haga Justicia.