jueves, 18 de diciembre de 2008

¿Memoria Histórica u odio?

Hoy se ha retirado la estatua ecuestre de Franco ubicada en la Plaza del Ayuntamiento de Santander. La cosa no es que tenga mayor importancia que la que le dan una parte de la sociedad. Esa parte de la sociedad es la que quiere volver al 36, esa que se siente representada por el bando vencido y aún siente resentimiento 70 años después y con una democracia, esos son los que le dan demasiada importancia los que creen que han vencido con la retirada de la estatua cuando durante la dictadura no fueron capaces de vencerle.

Que la estatua de Franco se retire y vaya al museo me parece bien, pero no creo que deba ser utilizado por la izquierda radical (en España no existe una izquierda moderada) como una victoria, sólo es eso el traslado de la estatua al museo. Tampoco me parecía mal cuando permanecía, ya que éste hombre tiene méritos para permanecer ahí y además la estatua pertenece a la historia de España y al patrimonio cultural. No creo que una estatua de Franco deba molestar a nadie, ya que fue jefe del Estado y presidente del gobierno durante muchos años, uno de los mejores militares que ha tenido España y una figura relevante de nuestra Historia. Pero si queremos retirarlas todas hay que hacer las cosas bien, retirar todas las estatuas y calles dedicadas a personajes del bando republicano y a su vez a los falangistas y franquistas.

No nos engañemos la estatua se retira con todo el odio del mundo por parte de la izquierda, con ese mismo odio que asesinaron y masacraron durante la Guerra Civil, los descendientes de los asesinos ya no matan, y no porque no les gustaría, pero hacen cosa como éstas y como la Memoria Histórica, tonterías que al fin y al cabo ya se les pasará, pero lo peor es que no saquen su odio aún más y acaben derramando sangre, que es lo que les gustaría.

La Memoria Histórica es sólo para un bando, eso es así, los propios que la defienden vitorean a asesinos y escupen sobre asesinados, ¿su culpa? ser católicos o de derechas. Es una pena que haya gente que quiera volver al 36, que quiere que se derrame sangre y que sean tan radicales como para no respetar las ideas diferentes. Con una democracia en la cual las ideas deberían convivir hay algunos que no lo aceptan, los compadezco y a la vez deseo que desaparezcan, pero no por la muerte como harían ellos sino que reflexionasen y convivieran democráticamente.

No hay comentarios: