martes, 9 de diciembre de 2008

Vuelvo con frasecillas

Hoy vuelvo a escribir después de una breve temporada ocupado y posteriormente descansando. Y vuelvo con unas frases que nos han dejado dos personajes durante éste tiempo. La Primera de ellas la pronunció Pedro Castro, alcalde de Getafe y de la FEMP, en la frase en cuestión califica a los votantes de la derecha como "tontos de los cojones", la frase es muy desafortunada y ataca a una gran cantidad de votantes y españoles, una frase ya de poco peso argumentativo y poca inteligencia. A pesar de eso, de ser una frase estúpida que parece salida de la boca de cualquier verdulera, se convierte en grave al insultar a media España, a la libertad, a la Democracia y al propio sentido común. Aunque más desafortunada es su disculpa porque en vez de disculparse no se le ocurre otra cosa que atacar al PP en dicho artículo, aprovechando para hacer política y un poco de demagogia,!Cómo si el PP tuviera la culpa de que él dijera la frase!

La segunda, a la que considero una tontería, es la del diputado Joan Tardà, el cual en un acto, bastante radical y antidemocrático, gritó "Visca la República i mort al Borbó!". Creo yo que queda bien claro que Tardá no es un regicida, además de verse bien claro, antes ya de que lo explicara él, que ese grito proviene de la guerra de Sucesión, el "mort al Borbó" que no el "Visca la República" y que ese Borbón era Felipe V, que además no es un grito antiespañol sino antiborbónico. Creo yo que el grito no pasa más de un rebuzno de los muchos que se hacen en actos de esta envergadura, y que tampoco es tan radical (a la frase me refiero) sino se quiere rizar tanto el rizo. Lo grave es que en una manifestación en contra de La Constitución y en contra de España, un acto que ataca nuestra democracia, lo que se considere más grave es el insulto a una persona, que no es más que cualquier español normal. Me importa muy poco si dicen "muerte al Borbón" o si queman su foto, me importa que atenten contra nuestra Democracia, nuestra constitución y nuestra Nación, y suya, que es España, el Borbón me da lo mismo.

No hay comentarios: