lunes, 21 de diciembre de 2009

La prohibición de los toros

La votación que prosperó el viernes en el Parlament, no es simplemente la prohibición de las corridas, ni tan sólo es ésto, puesto que es sólo un trámite y para que éstas sean prohibidas de verdad en Cataluña aún debe pasar otros trámites, y dudo que se completen con éxito, o quizás sí. Lo más grave es que es algo impropio de una democracia el prohibicionismo, el negar la libertad. No hay ninguna razón de peso para actuar de esa manera totalitaria. Podría concluir aquí, puesto que lo más grave del caso ésta dicho. Pero además hay otros factores por los que aborrezco ésta prohibición. Independientemente del atentado contra la libertad, tenemos un atentado contra el arte y la cultura, el toreo representa en palabras de García Lorca "la riqueza poética y vital de España". Creo desde mi profundo respeto a las opiniones disidentes que es una manifiesta insensibilidad no ver la belleza de las corridas de toros. Efectivamente, puedo entender que desde fuera, desde el primer instinto, una persona puede verlo como algo injusto para el toro. Sí, pero hay que profundizar, hay que ver un enfrentamiento bestia-humano, hay que ver esa lucha que los humanos desde los albores de lo tiempos tenemos contra los animales, la dominación del hombre de la bestia, de la inteligencia contra la fuerza bruta, ver la naturaleza humana y animal, y respetarla, respetar al toro como animal que lucha y que muere luchando, no somos sádicos que nos gusta el sufrimiento del toro, nos gusta ese ritual, nos gusta la alegoría que representa, nos gusta respetar la naturaleza animal, saber qué es el toro, una bestia que lucha, respetamos al toro, lo respetamos y lo admiramos hasta que muere y en su lucha. Es el espíritu más profundo, no de España como dicen alguno, no éstos espectáculos provienen de la antigua Grecia y se celebran en Francia y Portugal también, si no el espíritu del hombre, el espíritu del toro. Es una de las manifestaciones artísticas más bellas. Manifestarse en contra de ella es como manifestarse en contra de la cultura, y es así, lo primero nos parece normal, lo segundo aberrante, pero es lo mismo. Es tan claro como ésto, después se podría hablar de que el toro de lidia se extinguiría y sería así, que es de hipócritas criticar ésto mientras te comes un buen filete,etc. Pero bueno sobran éstos argumentos en ésta exposición, puesto que partiendo de lo que expresa y es la tauromaquia es motivo suficiente y grave querer acabar con ésto.

La Corrida- Edouard Manet

No hay comentarios: