lunes, 12 de julio de 2010

España Campeona del Mundo 2010

Seguramente ayer vi el partido de mi vida, en mis cortos veinte y un años de vida, habiéndome tragado cantidad de partidos nunca viví lo de ayer, los nervios, la emoción y la alegría, nunca grité como ayer un gol, ni mi emoción llegó hasta tal punto como ayer. Ayer fue un día grande para el fútbol español y para España, un día que recordaré y recordaremos para el resto de nuestros días. Siempre imaginé a una España campeona del Mundo, ayer lo vi. Nada es comparable a que tu selección gane el Mundial, ayer verdaderamente sentí que si un equipo me emociona, por encima de los clubes con los que simpatice, es la Selección española.

Espero que España no caiga en el pan y circo, y piense que los problemas de España están solucionados; espero que el sentimiento de sentirse español no pasé sólo por la conquista del Mundial. Que esa unión no pase sólo, por el sentimiento único de irse de fiesta.

Por último ayer tras el partido tuve la oportunidad de dar una vuelta por mi ciudad, Barcelona, y si alguien dudaba del sentimiento y pertinencia de las gentes de esta tierras a España, debería haber hecho lo mismo. Tanto independentistas antiespañoles, que descubrirían que muchos catalanes nos sentimos españoles, como nacionalistas españoles, que piensan que los catalanes en su totalidad somos una panda de independentistas antiespañoles, que quemamos castellanos en cuanto detectamos a alguno. Muchos se llevarían una decepción, y descubrirían una realidad que no conocían.

Sólo me queda decir: ¡qué viva la Selección española!



4 comentarios:

Pedro de Hoyos dijo...

Fenomenal, fenomenal; pero por aquí nadie confunde a catalanes con catalanistas. Son cuestiones diferentes.
Los tulipa(ta)nes agresivos no pudieron con nuestra selección.

José Manuel dijo...

¡Hola Pedro! Me alegra saber que los catalanes no somos tomados todos por independentistas.

Tenemos una gran selección, y así lo han demostrado nuestros jugadores, ahora a seguir por el camino del éxito.

Un abrazo y gracias por el comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Fue apoteósico. Yo lo viví en Madrid, José Manuel y fiue realmente indescriptible.

UN fuerte abrazo y gracias por tu acertada entrada.

José Manuel dijo...

¡Hola Rogelio! La verdad que aquí en Barcelona también se vivió con mucha intensidad.

¡Un fuerte abrazo!