Ir al contenido principal

La cigarra y la hormiga

Recuerdo estos días una fabula muy extendida, y que oí alguna vez de pequeño. La fábula es la de la hormiga y la cigarra, atribuida a Esopo. Esta fábula recreaba como una hormiga trabaja duro durante el buen tiempo, búscaba y recolectaba comida y trabaja duro para ello. Mientras la cigarra disfrutaba del buen tiempo cantando y tocando su guitarra. Cuando llegó el duro invierno la cigarra acudió a su amiga la hormiga, que disfrutaba de buen cobijo y alimento. La cigarra le pidió ayuda y según la fábula de Esopo la hormiga le dio unos granos de arroz, y le advirtió que debe ser generosa. Sin embargo la hormiga de La Fontaine le dice: ¿qué hacías durante el verano?-a lo que la cigarra le contestó-Día y noche a quien me encontraba,le cantaba, no te disgustes-¿Le cantabas?-le dijo la hormiga-Me alegro, pues bien, baila ahora!



La verdad es que esta historia se debe amoldar a la realidad actual, y para hacerlo sólo hace falta ver nuestro alrededor. La hormiga hoy en día ha seguido trabajando, se ha sacrificado y ha recolectado mucha comida en su guarida, la cual ha conseguido también fruto de su trabajo. La cigarra se ha pasado cantando, bailando, bebiendo y fumando, quizás ha conseguido un trabajo para conseguir más comida para cambiarla por sus vicios. Ha ido a la hormiga y le ha pedido comida para comprarse una guarida, un coche, etc. La hormiga se lo ha prestado, pero con todo su derecho quería un beneficio por no disponer de su comida, la cigarra ha aceptado voluntariamente darle algo a cambio, unos intereses, la misma cantidad de comida, etc. Pero ha llegado un momento en que la cigarra no dispone de más trabajo, porque ya casi escasea para la hormiga, no puede devolver la comida a la hormiga, pierde su guarida, su coche, porque por justicia le pertenece a la hormiga, ya que han sido intercambiadas por su comida. Durante tiempo se ha dedicado a otras cosas que no ha sido trabajar, la hormiga que trabajaba y tenía mucha comida, le ha dado un porcentaje de su comida si iba con ella en busca de comida, la cigarra ha ido alguna vez que otra, y así mismo le ha pedido comida prestada a la hormiga, que le devolvería con intereses, muchas veces para vicios y no para cosas de primera necesidad, también se ha dedicado a pedir a la hormiga porque eso era más fácil que ir a buscar comida. Ahora la comida escasea, en parte por culpa de la cigarra, y obviamente la hormiga tiene para ella unas reservas que ha ganado con el sudor de su frente, no quiere prestar, debe seguir yendo a buscar comida, ahora sola, porque no hay comida para pagar a los ayudantes.

La hormiga vive bien, tranquila, sabe que la escasez de comida pasará, y mientras tanto tiene comida que había conseguido antes, y ahora trabaja aún más duro que antes para conseguir más comida. La cigarra deberá empezar ahora con mucho sacrificio, por culpa de su mala cabeza y con trabajo muy duro. Pero la cigarra que no ha trabajado antes, sigue sin querer hacerlo. Quiere asaltar la guarida de la hormiga, pide que se le dé parte de la comida de la pobre hormiga, le echa la culpa por hacerle el favor de prestarle dinero. Dice que todos son iguales, que quiere una redistribución de la riqueza, pide que la hormiga le mantenga, y como ve que las cosas no son así se indigna, se dedica a acampar delante de la guarida de la hormiga con otras cigarras en la misma situación, dice que son revolucionarios, cuando ven a la pobre hormiga le chillan cosas como: "hormiga fascista" "abajo las hormigas y el capitalismo". Las hormigas hacen un pequeño cuerpo de seguridad, ya que están atemorizadas ante el comportamiento violento e intimidatorio de las cigarras. Un día cualquiera las cigarras empiezan destrozar mobiliario urbano, a saltarse las leyes, y ese pequeño ejército de hormigas les dicen que se comporten, que sino tendrán que defenderse, las cigarras se indignan aún más y atacan violentamente a las hormigas que velan por la seguridad y el orden, y estas no les queda otro remedio que defenderse. Las cigarras después dicen que han sido atacadas por un ejército de hormigas fascistas.

¿Qué hacemos ante esta situación? Las cigarras no se irán, seguirán reclamando lo que no es suyo, intimidando a las pobres hormigas, les querrán quitar su comida, querrán que estas vayan a recoger la comida mientras las cigarras danzan y cantan, pero que después la comida recolectada sea repartida. Ante esta situación ¿qué harán las hormigas? Eso es lo que cabe preguntarse...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sin entrar en consideraciones, pues con matices estoy bastante de acuerdo con lo que escribes, recomendarte este video sobre la cigarra y la hormiga del que me he acordado entre sonrisas al leer tu post! Sigue con ese "pedaso" de blog!

http://www.youtube.com/watch?v=tYd1Nh0NvOE

Marc
José Manuel ha dicho que…
Muchas gracias por tu visita y tus ánimos Marc. Ahora mismo veré el vídeo.

¡Un abrazo!

Entradas populares de este blog

Vergüenza catalana, vergüenza española

Lo visto en el día de hoy en Cataluña ha sido uno de los episodios más tristes de la democracia española, y uno, como ciudadano, no puede más que sentir vergüenza y pena. Un gobierno autonómico ha desafiado la Ley, el Estado de Derecho y la Democracia, y hoy ha sacado a sus turbas a la calle, a cometer un acto ilegal, a enfrentarse a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que garantizan el cumplimiento de la Ley y el orden público.
La jornada ha sido lamentable, exaltados provocando y atacando a los agentes de la Guardia Civil y a la Policía Nacional. Y a los ciudadanos de bien, sólo nos queda reconocer la gran labor de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, estar verdaderamente agradecidos con ellos, por su gran trabajo, por haber mantenido, dentro de lo posible, el orden público. Muchas gracias a todos esos agentes.
Aún ha resultado más lamentable la inacción del Gobierno de la Nación, mientras que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han plantado cara y han def…

El miedo a afrontar nuestros problemas

Ante los últimos atentados terroristas de Barcelona y Cambrils, me voy a permitir hacer unas cuantas reflexiones al respecto.
En primer lugar, en Occidente tenemos un grave problema, problema que los gobiernos parecen no querer afrontar y los ciudadanos no queremos ver. Tenemos en nuestros países unas comunidades con una forma de vida que choca de forma frontal con la nuestra, es de sentido común que esto produce un conflicto social inevitable. No voy a entrar en detalles, pero cualquiera que se informe mínimamente sobre el Islam se dará cuenta de que éste es incompatible con la forma de vida y los valores occidentales. Esto significa que su introducción en nuestros países provocará de forma irremediable un conflicto, tal como está sucediendo. Si esto no se asume por gobernantes y ciudadanos, el conflicto tendrá difícil solución, pero también tienen un papel fundamental aquellos musulmanes denominados "moderados", son los que deben depurar su comunidad e integrarla en Occiden…

Combatir el Nacionalismo

Ha pasado el 9N, ese día que los separatistas catalanes habían fijado para celebrar una consulta ilegal. He dejado pasar más de una semana para hacer una pequeña y breve reflexión sobre el asunto y todo lo que le envuelve. Pues bien, como todos sabemos, los separatistas, con la Generalitat a la cabeza, decidieron realizar la consulta. Estamos ante una grave situación. Sí que es verdad que lo que realizaron el domingo pasado fue una charlotada, sin garantía alguna, donde acudieron a votar los afines a la causa separatista, los niños, cualquier inmigrante, y quien quisiera votar dos o tres veces parece que también lo podía hacer. No en vano, si al separatismo le quitamos el daño que hace a la sociedad y a la Nación sería cómico. Para ilustrarlo pondré algunos ejemplos, son graciosas las invenciones históricas de sus ¿historiadores? tales como que Miguel de Cervantes o Santa Teresa de Jesús eran catalanes, el Quijote fue escrito en catalán, el origen de la Señera que ha sido elevado de l…