jueves, 16 de febrero de 2012

En defensa del Humanismo cristiano

En vista del Congreso del PP que se celebrará en Sevilla, la actual Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se le ha ocurrido una curiosa idea. Se trata de eliminar el Humanismo cristiano del ideario del partido, pasando a ser simplemente Humanismo o Humanismo occidental o europeo. Ésto último desconozco que es. Parece que la fobia a lo cristiano no se cuece sólo en los partidos que se definen de izquierdas.

Europa y España está construida en base al cristianismo, no entiendo una Europa si se deja de lado su componente cristiano y de hecho los que damos nuestra confianza al PP entendemos que éste defiende esa Europa y España cristiana. Cristiano no quiere decir confesional, el PP no debe de ser un partido cristiano, ni los estados europeos ser confesionales, si no todo lo contrario, deben ser aconfesionales, de hecho Jesús deja bien claro la división del Estado-Religión (Iglesia) con la frase: "al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios". Debe existir una libertad religiosa que permita que cada cual practique su religión o no quiera practicar ninguna. Aún respetando la aconfesionalidad y la libertad religiosa es obvio que Europa y España son cristianas y el cristianismo es un pilar fundamental de ambas. Los valores del cristianismo fundamentan y construyeron Europa y los votantes y afiliados del PP esperamos que se respete su identidad y eliminándola del ideario no se respeta. Si se quiere construir un partido que reniegue de la identidad cristiana de Europa y de España la señora Cifuentes que abandone el PP, cree un nuevo partido y se dispute los votos con el PSOE e IU.

La señora Cifuentes quizás no se ha dado cuenta de que está en ese puesto por la confianza que muchos católicos dieron a su partido. Y precisamente se la dieron porque creyeron que votaban a un partido que respetaría el cristianismo, la identidad cristiana de España y que compartía muchos de los valores cristianos, sin perjuicio de respetar otras creencias que merecen toda nuestra consideración y defender la libertad de práctica. Esta señora ha llegado a decir en Twitter que hay que separar la vertiente política de la personal, es decir que todo católico (protestante o judío, me da igual) debe dejar de serlo cuando ejerce de político, lo que me parece una supina estupidez. Hay que seguir siéndolo, respetando la aconfesionalidad del Estado, la libertad religiosa de los ciudadanos y manifestando respeto hacia otras creencias, pero eso no quita dejar de ser católico, ni separar lo político de lo religioso. En repuesta a unos tuits que le mandé, me respondió que no existía ni fobia ni anticristianismo por su parte y que no había atacado al cristianismo, aunque a mí quererlo sacar del ideario demuestra fobia y es un ataque negar la identidad cristiana de España, cuando hablamos de ataques no tiene por qué ser de violencia física o de prohibiciones (como podía ser de práctica).



No hay comentarios: