Ir al contenido principal

Conclusiones del 12-O desde Cataluña




El pasado sábado, 12 de Octubre, miles de catalanes nos concentramos en Plaza Cataluña, en una concentración cívica y festiva. El único objetivo de esa concentración no era más que celebrar nuestro día nacional y mostrar nuestro sentimiento patriótico y nuestro orgullo de ser españoles. En realidad no es más que un acto de normalidad, cualquier individuo se siente orgulloso de su tierra, de su país, de su entorno cultural, pero en Cataluña este hecho no se vive con tanta normalidad. A parte de celebrar nuestro día nacional, los catalanes ahí reunidos hicimos un acto de reivindicar la normalidad, que nos sentimos españoles y que estamos orgullosos de ello, que en pleno siglo XXI no nos tragamos un nacionalismo caduco y excluyente, propio del XIX.


La concentración transcurrió con normalidad, desde bien temprano ya estábamos personas ayudando a la organización, a media mañana se empezó a llenar la plaza. Como se pudo observar en diversas fotografías, tanto Plaza Cataluña como gran parte de Paseo de Gracia estaban llenos de punta a punta. Jóvenes, familias con niños, abuelos con nietos, la estampa era de muy buen ambiente y muy familiar. Como he dicho anteriormente fue una jornada festiva, cívica y llena de alegría. Una estampa que te enorgullece de sentirte español y que te hace ver al futuro y construir una España con valores, democrática y tolerante.

La concentración fue todo un éxito, transcurrió sin incidentes, con un gran ambiente y con una gran asistencia de personas. Quedó claro que una gran parte de los catalanes estamos muy orgullosos de ser españoles, que no predicamos la doctrina nacionalista de odio y exclusión, ni hemos caído en las mentiras y manipulaciones que quieren hacer ver que Cataluña no tiene nada que ver con el resto de España. Incluso varios medios nacionalistas, tan dados a mentir y a desinformar, han tenido que reconocer el éxito. Por otra parte siempre hay que destacar algo negativo, a los separatistas esto no les gusta, es verdad que suelen crearse una realidad paralela y no es extraño escuchar a algunos intentando desprestigiar con mentiras la concentración del Sábado, pero lo duro es que se encuentran de bruces con una realidad que intentan esquivar, eso les pone muy nerviosos y por eso tiran de la única arma que tienen, que es la violencia. En la última semana hemos visto varias agresiones, la primera a un chico que repartía panfletos para la concentración del Sábado; el propio Sábado un chico que asistía a Plaza Cataluña fue atacado de nuevo por una turba de separatistas llenos de odio, por el simple hecho de llevar una camiseta con el lema "Orgulloso de ser español"; ambos acabaron el en hospital tras las agresiones. Por otro lado, el fin de semana fueron atacados unos jóvenes pertenecientes a las juventudes del PSC; y por último la sede del PP en el distrito barcelonés de Les Corts, fue atacada por la noche, no siendo la primera vez que sufre un ataque por los independentistas. A pesar de todo esto, los catalanes que estamos orgullosos de ser españoles, seguiremos defendiendo y expresando nuestro amor a España y a la libertad, ellos intentarán callarnos por el único medio que tienen, la violencia y la coacción, pero nuestro deber es luchar por la libertad y crear una sociedad tolerante y libre y no una sociedad nacionalista de odio, violencia y exclusión.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Irresponsables

El pasado fin de semana una manifestación recorrió el centro de Barcelona, el objetivo de dicha marcha era reclamar que nuestro país acoja refugiados. No acaba de quedar muy claro como quieren que se lleve a cabo esa acogida. Lo único que veo es un mensaje simplista, e incluso peligroso. Queda muy bien, muy progresista y muy solidario, pero quienes queremos ser ciudadanos responsables, preocupados por el bien común y comprometidos con la libertad, tenemos la obligación de no quedarnos en mensajes simples, aunque ello nos conlleve ser tachados de insolidarios, xenófobos y otros descalificativos tan manidos.

Tenemos ante las puertas una gran cantidad de personas que merecen respeto por su condición de personas, pero también me preocupan las personas de aquí, me preocupa su seguridad, su bienestar, su libertad. Con los refugiados no sólo entran personas, entran ideas, entra la idea de que hay que acabar con Occidente, de que hay que exterminar al infiel, de que las mujeres son inferiores…

Vergüenza catalana, vergüenza española

Lo visto en el día de hoy en Cataluña ha sido uno de los episodios más tristes de la democracia española, y uno, como ciudadano, no puede más que sentir vergüenza y pena. Un gobierno autonómico ha desafiado la Ley, el Estado de Derecho y la Democracia, y hoy ha sacado a sus turbas a la calle, a cometer un acto ilegal, a enfrentarse a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que garantizan el cumplimiento de la Ley y el orden público.
La jornada ha sido lamentable, exaltados provocando y atacando a los agentes de la Guardia Civil y a la Policía Nacional. Y a los ciudadanos de bien, sólo nos queda reconocer la gran labor de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, estar verdaderamente agradecidos con ellos, por su gran trabajo, por haber mantenido, dentro de lo posible, el orden público. Muchas gracias a todos esos agentes.
Aún ha resultado más lamentable la inacción del Gobierno de la Nación, mientras que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han plantado cara y han def…

El miedo a afrontar nuestros problemas

Ante los últimos atentados terroristas de Barcelona y Cambrils, me voy a permitir hacer unas cuantas reflexiones al respecto.
En primer lugar, en Occidente tenemos un grave problema, problema que los gobiernos parecen no querer afrontar y los ciudadanos no queremos ver. Tenemos en nuestros países unas comunidades con una forma de vida que choca de forma frontal con la nuestra, es de sentido común que esto produce un conflicto social inevitable. No voy a entrar en detalles, pero cualquiera que se informe mínimamente sobre el Islam se dará cuenta de que éste es incompatible con la forma de vida y los valores occidentales. Esto significa que su introducción en nuestros países provocará de forma irremediable un conflicto, tal como está sucediendo. Si esto no se asume por gobernantes y ciudadanos, el conflicto tendrá difícil solución, pero también tienen un papel fundamental aquellos musulmanes denominados "moderados", son los que deben depurar su comunidad e integrarla en Occiden…